//
Lo que usted seleccionó
Latest articles about Organized Crime

Colombia: General Naranjo, el que mucho abarca, poco aprieta

Por La Silla Vacía. El General Naranjo, comandante de la Policía Nacional hace casi cuatro años, es uno de los personajes más prestigiosos del país. Ese prestigio le ha servido para que la entidad que dirige acumule cada vez más funciones. Pero las cifras indican que más funciones no necesariamente se traducen en mayor efectividad. Mejor dicho, el que mucho abarca, poco aprieta.

El general Naranjo, prestigioso, condecorado y con muy buena imagen (según la encuesta Gallup de diciembre pasado, su imagen favorable es del 70 por ciento y la negativa del 8 por ciento), terminó durante el gobierno de Uribe asumiendo varias de las funciones del Das después de que estalló el escándalo.

Pero al mismo tiempo, la Policía está fallando seriamente en sus funciones esenciales: en el combate a las bandas criminales, en los temas de seguridad urbana, y en acabar con la corrupción institucional. Si bien es cierto que se le pueden atribuir los éxitos más contundentes contra criminales de alto perfil como ‘Cuchillo’, ‘Jojoy’ y varios otros, los incidentes que hacen quedar mal a la Policía siguen siendo muy frecuentes. El último fue el sonado asalto al colegio en Rosales, en Bogotá, el pasado sábado. La policía se demoró en llegar y, cuando lo hizo, ya era muy tarde. Aunque con el liderazgo que lo caracteriza, el general Naranjo reaccionó en todos los medios y decidió ponerse al frente de la seguridad en Bogotá, los problemas estructurales de la institución que dirige siguen sin solución.

Las siguientes son las principales funciones que ha asumido la Policía y los temas que tiene pendientes:

LO QUE ABARCA

La policía judicial
Aunque el CTI de la Fiscalía y el DAS también pueden recopilar pruebas e investigar delitos, la Dijín se ha ido convirtiendo en el principal cuerpo de policía judicial. El CTI tiene pocos medios y el DAS, después del escándalo de las chuzadas y los segumientos ilegales, he perdido credibilidad.

El Inpec
Después de varios meses de estar en interinidad, el gobierno nombró en diciembre al general de la Policía Gustavo Ricaurte como director del Inpec. Desde cuando el general Víctor Páez fue director del Inpec, entre 2001 y 2002, ningún director había sido un militar o policía en servicio activo.
Aunque formalmente el director del Inpec depende del Ministro de Interior y no del comandante de la Policía, en la práctica por las jerarquías de la Fuerza Pública, el actuar director del Inpec puede terminar recibiendo órdenes del general Naranjo. Entre otras cosas porque el general Ricaurte puede seguir aspirando a subir en el escalafón – como fue el caso del general Páez, que del Inpec pasó a la inspección general de la Policía.

La Interpol
Hasta fines del 2009, el DAS era el corresponsal de la Interpol en Colombia. La organización pidió, en mayo de ese año, que las funciones de la oficina central nacional en Colombia las asumiera la policía, como informó el general Naranjo. El mismo Naranjo explicó en septiembre de ese año que la Policía efectivamente asumiría esas funciones

Las interceptaciones
Las chuzadas del DAS pusieron de moda el tema de las interceptaciones telefónicas. Ante el escándalo, en febrero de 2009 el entonces presidente Uribe anunció que “cualquier interceptación, previa orden judicial, será de competencia exclusiva de la Policía Nacional”. Eso, a pesar de que la Policía también tuvo líos por mal uso de esta función

Los escoltas
Con el descrédito del DAS y los seguimientos ilegales que hizo ese organismo, perdió su función de protección a personas, y ésta la asumió el Ministerio del interior y la Policía Nacional. La policía asumió esa carga para altos funcionarios públicos, jueces, alcaldes y concejales. Y la carga no es pequeña: sólo en concejales son casi 4 mil esquemas de protección.

LO QUE NO APRIETA

Seguridad urbana
Según un informe de una analista del Centro de Investigaciones Criminológicas de la Policía, la criminalidad en Colombia entre 2008 y 2009 bajó un uno por ciento. En 2010, según informó El Tiempo, la delincuencia bajó otro seis por ciento, y los homicidios más de tres por ciento.

Pero en varias ciudades las cifras son desalentadoras. Entre 2008 y 2009, según cifras de la Policía, el homicidio común subió en cuatro de las siete principales ciudades, sobre todo 27 por ciento en Cartagena y 61 por ciento en Medellín. Aunque en Bogotá bajó un uno por ciento, en el primer semestre de de 2010 aumentó entre el tres y el seis por ciento. En Cali, entre 2007 y 2010 los homicidios han subido casi un 18 por ciento. El caso de Medellín es tan dramático que, según El Tiempo, en diciembre la morgue no daba abasto. En ese período también se multiplicó la extorsión en las siete grandes ciudades, aunque disminuyeron los robos.
Y, más allá de las cifras, la sensación generalizada es que la inseguridad urbana no ha mejorado. Enrique Peñalosa en una entrevista publicada ayer, al igual que Rafael Pardo, afirmaron que la campaña a la alcaldía de la capital girará alrededor del tema de la seguridad.

Aunque la responsabilidad de la seguridad urbana tiene varias cabezas, la Policía es una de las principales. Naranjo, como cabeza de la institución, es quien está encargado de coordinar estrategias nacionales y de supervisar y apoyar a los comandantes locales. De ahí sus reacciones de hoy.

Corrupción en la policía
La detención, la semana pasada, de un mayor de la Policía que transportaba 103 kilos de cocaína, volvió a poner en evidencia la corrupción en la entidad. Pero casos de mordidas y sobornos son cotidianos. Y eventos de abusos de poder, como una golpiza a un taxista, también ensucian la imagen de la entidad. Esto sin contar el caso de la perrita del Cauca.

La excelente imagen pública de Naranjo no ha sido suficiente para mejorar la de la Policía. Y en la lucha contra la corrupción dentro de la entidad, hay mucho trabajo por hacer.

Los neoparamilitares
Según el experto Álvaro Villarraga las llamadas bandas emergentes tenían unos 4 mil hombres en 2008, cuando la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación por primera vez llamó la atención sobre ellas. Hoy, según el mismo experto, tienen por lo menos 6 mil efectivos.

El crecimiento de estos neoparamilitares se ha dado precisamente en el período en el que Naranjo ha sido comandante de la Policía. Hoy son, como lo afirma el General, “la más alta prioridad del Estado”. Y él mismo afirma que “las bandas le han perdido respecto a la Policía”. Que se lo tengan algún día es su responsabilidad.

Ver nota en: http://www.lasillavacia.com/historia/el-general-naranjo-el-que-mucho-abarca-poco-aprieta-21377

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: