//
Lo que usted seleccionó
Latest news about Organized Crime

México: Afirman que el narco hace peligrar la gobernabilidad

Por Excelsior de México. Ante las señales de “significativa penetración política” de las organizaciones del crimen organizado, “hay verdaderos riesgos para la gobernabilidad en México, que podrían incrementarse con la proximidad de las elecciones de 2012”, advierte un reporte del TransBorder Institute (Instituto TransFronterizo), de la Universidad de San Diego.

En un análisis sobre la narcoviolencia en México, elaborado por Viridiana Ríos y David Shirk, se hacen notar la espiral que acompaña la lucha antidrogas y el fortalecimiento de estrategias de intimidación social por parte de los cárteles. Se subraya, sobre todo, la concentración geográfica en áreas de producción y tráfico, que definen como “una creciente amenaza para el Estado mexicano y la sociedad civil”.

El texto apunta que “es importante no exagerar la magnitud de la reciente violencia en México”, aunque es claro que es “un inquietante y persistente problema” para el Estado y “una fuente de serios problemas para los mexicanos”.

Los autores señalan en su análisis que en un país con más de cien millones de personas, las posibilidades de morir en un incidente relacionado con drogas en 2010 fue de una en seis mil 667. Esto es similar, escriben, a la posibilidad de morir en un accidente automovilístico en Estados Unidos (una en seis mil 500).

Además, la posibilidad desciende si la persona no es un narcotraficante, alcalde o agente de policía en un área en disputa.

Al mismo tiempo, anotan que la información disponible “sugiere varias nuevas dinámicas respecto del narcotráfico y la corrupción” en México.

Por ejemplo, la corrupción “a todos los niveles” no está limitada a un partido político en particular, “aunque sigue asociada con ciertas áreas geográficas en estados que aún tienden a favorecer al PRI”.

En el estudio se anota que las acusaciones de corrupción “son frecuentemente difíciles de probar y pueden ser armadas para culpar a importantes funcionarios públicos que son obstáculo para el crimen organizado”.

Se aclara que, “aunque podría parecer que México tiene más corrupción ahora que en el pasado, es probable que ésta sea sólo más visible”, pues hay más transparencia y una competencia que ha envalentonado a las organizaciones criminales a exponer las redes de corrupción de sus rivales, sea a través de acusaciones públicas o de informantes para el gobierno.

Lucha de poderes

El documento hace notar que, aun en el peor de los casos, un incremento de la violencia no llevará “necesariamente” a un colapso del gobierno mexicano, una insurgencia política o una repentina asunción militar al poder. Compara: “A pesar de niveles de violencia aún mayores que los de México, los gobiernos de Brasil, Colombia y Guatemala permanecen intactos”, precisó.

Los investigadores destacan que más violencia tendría un impacto negativo sobre la economía mexicana y podría ocasionar el desplazamiento de población y efectos negativos sobre los países vecinos de Centroamérica.

En un “mejor escenario”, explican, la situación alcanzará pronto el punto en que un cambio en la balanza de poder entre grupos criminales llevaría a un retroceso de la criminalidad, como consideran que ocurrió ya en Tijuana.

Pero “sin señales de rendición de parte del gobierno o de los grupos de crimen organizado, la guerra de las drogas en México está lejos de terminar y ni siquiera está claro que lo peor haya pasado”.

El documento presenta además una serie de cuadros estadísticos y comparativos, y exhibe la enorme importancia del cártel del Sinaloa, al cual considera central en los conflictos por predominio entre grupos del narcotráfico.

Según esa estadística, elaborada con datos del gobierno mexicano y cifras publicadas en medios, los choques entre el cártel de Sinaloa y sus rivales —los cárteles de Ciudad Juárez, de los Beltrán Leyva, del Golfo y los Zetas, y de Tijuana— representan 60.1 por ciento (o 20 mil 841) de los muertos en la “guerra”, entre diciembre de 2006 y diciembre de 2010.

El texto advierte que la violencia seguirá por un buen tiempo, pero anota que con la proximidad de las elecciones el gobierno del presidente Felipe Calderón “necesita cambiar hacia una estrategia que ayude a construir apoyo político para su partido en 2012”.

Esa situación podría llevar a que el gobierno federal se enfoque en regiones fácilmente controlables o esfuerzos de alta visibilidad y resultados.

Esa estrategia, sin embargo, “dejaría los casos más difíciles, como Ciudad Juárez, en estado de agitación, con la violencia en los mismos niveles”.

El texto recuerda que el centralismo político en México, dominado en el pasado por el PRI, permitió a los narcos “un muy provechoso panorama operativo, un alto grado de impunidad y aun cierto grado de armonía”.

Pero la transformación política alteró ese esquema al abrir el camino de las victorias electorales a la oposición, lo que llevó a que acuerdos previos fueran rechazados o renegociados por los nuevos actores, a veces en desventaja de grupos antes favorecidos.

“En este contexto de diversidad política e incertidumbre, entre otros factores, el Estado ya no sirvió como un intermediario efectivo y las organizaciones criminales comenzaron a fracturarse y a luchar entre sí por territorio.”

Para considerar

El análisis elaborado por el Instituto TransFronterizo de la Universidad de San Diego llama la atención en los siguientes puntos:

Aun en el peor de los casos, un incremento de la violencia no llevará necesariamente a un colapso del gobierno mexicano, una insurgencia política o una repentina asunción militar al poder.

En un escenario de mejor caso, la situación alcanzará pronto el punto en que un cambio en la balanza de poder entre grupos criminales llevaría a un retroceso de la criminalidad, como consideran que ocurrió en Tijuana.

Sin señales de rendición de parte del gobierno o de los grupos de crimen organizado, la guerra de las drogas en México está lejos de terminar y ni siquiera está claro que lo peor haya pasado.

La violencia seguirá por un buen tiempo, pero con la proximidad de las elecciones el gobierno del presidente Felipe Calderón necesita cambiar hacia una estrategia que ayude a construir apoyo político para su partido en 2012.

Ver nota en: http://excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=716048

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: