//
Lo que usted seleccionó
Latest articles about Organized Crime

Colombia: La verdad es fea

Por María Isabel Rueda para El Tiempo. Los conservadores quisieron que creyéramos esta semana que se estaban insurreccionando contra el Ministro del Interior para defender la estabilidad laboral de unos trabajadores oficiales, amenazada por el proyecto de facultades extraordinarias para reformar el Estado.

Pero, en cambio, prendieron el foco sobre la verdadera razón: algunos de ellos están furiosos porque se han venido destapando bajo el gobierno Santos unas ollas podridas, que corresponden en su gran mayoría a los fortines políticos que la administración Uribe repartió entre los conservadores: Estupefacientes, la Superintendencia de Notariado y Registro, el Inpec, el Inco, Invías, el Banco Agrario e Incoder… Y no es que cuando han estado en manos de liberales las entidades se hubieran manejado bajo un dechado de virtudes. Lo que sucede es que, recientemente, lo que era una representación política tolerable que el Gobierno distribuía entre los partidos resultó convertida, por lo menos en la Oficina de Estupefacientes, en unos combos de bienes del narcotráfico (carros-apartamentos-fincas-edificios) que se manejaron con toda su perversidad corruptora y bajo ninguna supervisión. Así, congresistas de distintos partidos, pero por desgracia muchos de ellos conservadores, pusieron a la política a chuparles rueda a los bienes del narcotráfico. ¡Qué barbaridad!

Una cosa es que en la Oficina de Estupefacientes nombraran recomendados políticos, como toda la vida en entes del Estado. Pero otra, que fue lo que increíblemente toleró el gobierno Uribe, que los congresistas colombianos se convirtieran en administradores y usufructuantes de los bienes del narcotráfico.

La verdad es que cuando se sintieron cogidos, las denuncias sobre esos manejos desbordaron la copa de los implicados, socios de la coalición de Gobierno. Y al sentirse perseguidos con pasos de animal grande, metieron al grueso del conservatismo, donde todavía queda gente decente, en la insurrección contra el Ministro del Interior. Que ni siquiera era contra él. En realidad lo era contra el presidente Santos, porque en su gobierno el conservatismo percibe con nerviosismo que ha venido perdiendo espacio político y burocrático. Es que el Partido Conservador de los últimos años pasó a ser del de Caro y Ospina al de Ciro y Carlina. Y eso implica que la política solo se hace con puestos y contratos.

Los conservadores aspiraban a que les respetaran los ministerios del Interior y Agricultura, que manejaron durante todo el gobierno Uribe. El primero no se lo asignaron, y el segundo, aunque quedó en manos del conservador Juan Camilo Restrepo, no les ha resultado del todo amable, porque el Ministro ha tenido a su vez que denunciar y desmontar las cosas que encontró funcionando en ese Ministerio, en manos de un antecesor conservador.

La molestia de los conservadores no es, créanme, por culpa de un articulito de la ley de facultades. Y como la opinión no es boba, lo entendió de inmediato y la palera contra los protagonistas del motín no se hizo esperar. También lo entendió el presidente Santos. No solo no regañó a su Ministro del Interior, sino que me dicen que en una reunión de la coalición en Palacio advirtió que aquellos que tengan líos con la Oficina de Estupefacientes, que se defiendan solos, porque el Gobierno no los va a defender.

Así debe ser, pero no será la última vez que se le insubordine algún sector de la coalición de gobierno. Lamentablemente, el modelo de unidad nacional que montó el presidente Santos está llamado a desaparecer. Razón tenía el presidente Roosevelt, a quien Santos admira tanto, según la famosa frase que se le atribuye: cuando se gobierna, se puede complacer a unas personas un tiempo. Pero no se puede complacer a todas las personas todo el tiempo.

¡SE ME OLVIDA! El día del juicio final debe ser lo más parecido a las imágenes del tsunami del Japón.

Ver nota en: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maraisabelrueda/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-9004692.html

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: