//
Lo que usted seleccionó
Latest articles about Organized Crime

México: Chiapas, el burdel más grande de la frontera sur

Por Milenio Semanal. Cansada de engaños y de falsas promesas de las autoridades mexicanas para proceder al desmembramiento de una de las redes internacionales de tratantes de personas más importante de la frontera sur, la cónsul de Honduras, Patricia Villamil Perdomo, rompió el silencio y denunció la existencia de prostíbulos en donde se explota sexual y laboralmente a mujeres centroamericanas, delitos que se realizan en complicidad con agentes de Migración y policías ministeriales.

A menos de cinco meses de haber tomado posesión del consulado de su país en Tapachula, Villamil Perdomo rompió el protocolo: “En Chiapas hay clara evidencia de la explotación laboral y sexual de mujeres hondureñas. Hay testimonios desgarradores de niñas esclavizadas en prostíbulos de Frontera Comalapa, así como de abusos por parte de policías ministeriales y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM). Por ello exigimos la intervención del gobierno”.

Las aseveraciones de la diplomática hondureña cimbraron el pequeño auditorio del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach) en donde se realizó el Congreso Internacional Género y Migración, en el marco del Día Internacional de la Mujer. Se encontraban presentes Luis Flores, el representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), e investigadores de Guatemala, funcionarios del gobierno de Chiapas y los cónsules de El Salvador y de Nicaragua, quienes, desconcertados, escuchaban la voz firme de la diplomática hondureña desnudar “el sueño mexicano”.

A escasas 72 horas de que los medios de comunicación publicaran la denuncia de Villamil, la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra), perteneciente a la Procuraduría General de la República (PGR), rescató a seis mujeres hondureñas y detuvo al propietario del bar El Rodeo, Levi Emmanuel Vázquez Velázquez, un joven de 25 años de edad que también regenteaba el burdel La Botana y era propietario de un lote de autos estadunidenses y accionista de una línea de autobuses.

Posteriormente, y de acuerdo con el expediente penal 59/2011-E —del que una copia está en poder de M Semanal—, algunas de las menores de edad denunciaron a la mexicana Mercedes Cisneros Cruz, Mamá Meche, como la responsable de haber ordenado mandarlas traer desde San Pedro Sula, Honduras, para explotarlas laboral y sexualmente.

Una de las víctimas, una menor de edad, accedió a narrar los detalles de su cautiverio desde el refugio en el que se encuentra.

JG: ¿Cuál es tu nombre?
S: Samantha (nombre ficticio).

JG: ¿Cuántos años tienes?
S: 17 años.

JG: ¿De dónde eres?
S: De Honduras, de San Pedro Sula.

JG: ¿Tienes hijos?
S: Sí —responde con voz quebrada.

JG: ¿Eres casada?
S: No.

JG: ¿A qué te dedicabas en Honduras?
S: Como no podía mantener bien a mi niño, a veces a mi abuela le llevaban ropa para lavar y ella me daba las “lavadas” a mí, para ahorrar dinero y hacerme el ultrasonido para cuando mi niño naciera.

JG: ¿Cómo viniste aquí y qué te hizo venir?
S: Problemas, porque mi niño estaba bien enfermo y yo no hallaba qué darle, ni leche le daba. Hubo veces que, cuando no podía dársela, le daba harina, le hacía harina de arroz para darle la leche al niño. Y no sé, tuve muchos problemas con el papá de mi niño y me dijo que me lo iba a quitar; entonces vine y tomé la decisión de dejar a mi niño, se lo entregué a una amiga para que se lo diera a mamá.

JG: ¿Quién te trajo?
S: Una muchacha que conocía en Vida Nueva, que me dijo que vendríamos a trabajar a un restaurante y que no nos preocupáramos. Bueno, nos inventó un mundo, que nosotras, por tontas, lo creímos. Con otra amiga nos venimos para acá, y a la hora de llegada no fue lo que ella había dicho.

JG: ¿Cómo te contactan en Honduras?
S: Porque estábamos con la muchacha, con la que yo me juntaba, estábamos ahí, en Vida Nueva, y yo vivía con ella y mi niño. Entonces vino un señor y me dijo que habían llegado unas muchachas de México a llevarse mujeres para trabajar. Yo fui primero y me dijo la muchacha que las traía acá a un restaurante y todo eso, entonces yo le creí y le conté a Mariani. Entonces Mariani me dijo que sí, que nos viniéramos las dos, y nos venimos.

JG: ¿Pagaste por venir?
S: Sí.

JG: ¿Cuánto?
S: Cinco mil pesos. Por el viaje, porque supuestamente soy menor de edad y en cada retén iba pagando.

JG: ¿Por dónde ingresaste a México?
S: Por allí por donde le dicen La Mesilla.

JG: ¿Quién te traía en ese momento?
S: Una muchacha que se llama Natalí; venían Natalí y Damari, pero Damari se vino con otras muchachas adelante, porque no la pararon. Natalí se quedo conmigo, con Mariani y con la hermana de ella.

JG: ¿Eran tres menores?
S: Sí, tres menores, con Natalí.

JG: ¿Damari venía con otro grupo?
S: Sí, pero era el de las mayores. Ellas iban juntas a recoger mujeres, y veníamos todas juntas en el mismo bus, pero a ellas no las bajaron porque ella traía a las mayores, pero Natalí traía a las menores y ella tuvo problemas. La bajaron también.

LG: ¿Cuándo llegaste al lugar adónde te llevaron?
S: Me llevaron de noche, entramos como a las 10; veníamos llegando y me llevaron de allí al bar Los Delfines, de Mamá Meche.

JG: ¿Qué hacías ahí?
S: Fichaba al inicio; el primer día fiché 15 cervezas, y entonces vino ella y me dijo: “Te voy a guardar las fichas”, “Sí”, le decía yo. Pasó la semana y a la siguiente semana un cliente me pagó salida.

JG: ¿Qué es salida?
S: Era tener… con un hombre.

JG: ¿Lo hiciste por necesidad o porque te obligaban?
S: Porque tenía que pagar la deuda. A doña Meche…

JG: ¿Y qué hiciste luego?
S: No me gustó, la verdad; sólo estuve como tres semanas con ella y ya después conocí a Levi, quien me sacó de allí, pero casi lo mismo me vino saliendo.

JG: ¿Por qué? ¿También hacía lo mismo?
S: Me presionaba que le tenía que pagar.

JG: ¿Cuánto pagó Levi a Mamá Meche?
S: Levi le pagó a Mamá Meche cuatro mil pesos, porque sólo mil había pagado yo.

JG: ¿Y tú ya habías pagado cinco mil pesos antes?
S: No, es que Mamá Meche nos mandó a traer por cinco mil pesos.

JG: ¿Levi las obligaba a tener relaciones sexuales?
S: A las que ya tenían tiempo de estar ahí, sí, bueno, a las que les gustaba. Una vez Heidi me dijo a mí: “Ya van pasando dos meses y no me terminas de pagar”; yo le dije a él que me hiciera una espera, y entonces me dijo de repente: “Te va a tocar que te paguen salida”.

JG: ¿Cuánto fichabas en un día?
S: Lo más, cuando me lo proponía, fichaba 17 cervezas, y cuando estaba mal cinco o seis.

JG: ¿Perdiste a tu bebé?
S: Sí.

ACOMEDIDO DELEGADO

En el mismo expediente penal la menor revela: “Conocí al delegado del INM, Raúl Damián Vázquez, con quien tuve relaciones de novios de aproximadamente dos meses. Lo conocí en uno de los bares y me prometió que me regularizaría mi estancia, así como también mandaría a traer a mi hijo, el cual se encuentra en Honduras, si yo formalizaba mi relación sentimental con él. Es decir, que fuera su mujer”.

JG: ¿Hace cuánto?
S: Hace como mes y medio, ya dos meses voy a cumplir.

JG: ¿Cuál es tu horario en el bar?
S: De 10 a seis de la tarde, y de siete a 12 de la noche.

JG: ¿Ellos te pagaban algún cuarto?
S: No.

JG: ¿Te dijeron cuánto ibas a ganar estando ahí?
S: Allá en Honduras me dijeron que 400 pesos a la semana, los que iban a ser 800 lempiras; pero a la hora de llegada sólo me dieron 200 pesos y me dijeron que me iban a pagar 400, pero nada.

JG: ¿Ni comida?
S: Ni comida.

JG: ¿Cuántas mujeres hondureñas hay en tu bar?
S: En donde yo estaba, todas.

JG: ¿Cuántas?
S: Digamos que ahorita hay cinco en Los Delfines, dos en La Cava, en El Rodeo no sé porque agarraron a unas.

JG: ¿Cuántas menores de edad pudiste ver que había allí en total?
S: En Los Delfines hay dos menores, en La Cava tres y en El Rodeo quedaron cinco. En La Botana hay tres menores y de ahí puras mayores de edad.

Por separado un grupo de tres mujeres, quienes declinaron proporcionar su nombre para evitar represalias, aseguraron: “El delegado de Migración venía y nos llevaba, pero no nos pagaba. No era grosero ni abusivo, pero no nos pagaba. No podíamos negarnos por temor a que nos regresaran. Dicen que con otras sí se portaba grosero, que las amenazaba, que las jaloneaba. Aquí viene gente de toda clase y tenemos que aguantarlos, pero no se vale”.

Otra de las mujeres dijo: “La mayoría somos putas por necesidad, no para que nos vengan a joder. Nadie quiere esta vida, pero nadie hace algo por ayudarte. Y aunque nos duela reconocer, se gana bien, pero se sufre. Aquí se acaba una rápido. La vida se marchita. También vienen policías ministeriales y narcos. Íbamos a sus fiestas, nos trataban bien”.

Asimismo, según la versión de una de las víctimas, también servían de damas de compañía a narcos de la región que ingresan de Guatemala a México en busca de placer.

MAMÁ MECHE, LIBRE
El 15 de marzo, la Fiscalía Especial de Atención para Delitos Cometidos Contra Migrantes (FEADCM) detuvo a Mercedes Cisneros Cruz como presunta responsable del delito de trata de personas en su modalidad de explotación sexual. El 23 de marzo de este mismo año, la Juez Tercero del Ramo Penal, Zelmira Perla de R. Gutiérrez Beltrán, dictó auto de libertad por falta de elementos para procesar. Ante la determinación de la funcionaria del Supremo Tribunal de Justicia del estado, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) apeló y solicitó la orden de reaprehensión de Mamá Meche, quien presuntamente se encuentra prófuga, aunque otra versión señala que personal de la Unidad Especializada Contra la Delincuencia Organizada la detuvo momentos antes de huir de Chiapas, y que la mantienen en una casa de arraigo en la ciudad fronteriza de Tapachula.

Contrario al caso de Mamá Meche, la Fevimtra acreditó ante el Juez Cuarto de Distrito que Levi Emmanuel Vázquez Velázquez incurrió en el delito de trata de personas, por lo que le dictaron auto de formal prisión, y se encuentra recluido en el Centro de Prevención y Readaptación Social de Tapachula. De resultar culpable podría alcanzar una condena superior a los 40 años.

LA RUTA DE LA ESCLAVITUD
En materia de trata de personas, los funcionarios de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) consideran que el caso Chiapas podría ser uno de las más importantes en toda la República Mexicana. Ese organismo convocó para el 13 de abril, en Tuxtla Gutiérrez, a los integrantes del Comité Regional Antitrata de Personas, para analizar las medidas y estrategias para combatir el fenómeno.

De acuerdo con los datos e investigaciones que Villamil Perdomo realizó con el apoyo de sus propias connacionales, se puso al descubierto que con el anzuelo de jugosos sueldos las hondureñas son enganchadas en las comunidades pobres y marginales de Olancho, Santa Bárbara, La Ceiba y San Pedro Sula. Posteriormente son trasladadas a Guatemala por la frontera de Agua Caliente, Honduras, hasta llegar a la línea fronteriza de La Mesilla, Guatemala-Ciudad Cuauhtémoc, México. Ahí, mediante el pago de 300 pesos, agentes del INM les permiten el paso hasta llegar a Frontera Comalapa. La mayoría de ellas son destinadas a las cantinas, cervecerías, burdeles y prostíbulos de San Gregorio Chamic, Comitán, San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez, y en menor proporción son trasladadas a la zona cañera de Villaflores. Otras, muy pocas, van a los prostíbulos de las zonas cafetaleras de Motozintla, La Grandeza, Bella Vista, Bejucal de Ocampo y Siltepec.

Las declaraciones de la diplomática hondureña provocaron irritación de funcionarios de la PGJE, Secretaría de Desarrollo de la Frontera Sur y de supuestas defensores de derechos humanos que en comunicados intentaron descalificar la denuncia de Villamil Perdomo: “Querían pruebas y les dimos pruebas. Les dimos testimonios, documentos. Y la dejaron libre”, dice Villamil Perdomo, con tristeza, acerca de Mamá Meche.

“El tres de febrero hicimos la primera denuncia pública, después fuimos más reiterativos hasta que dejamos todo al descubierto. Ahora ya empiezan a trabajar, y por el momento están haciendo operativos de autoridades estatales y federales. Hasta la CNDH ya se involucró”, dice. “Para nosotros, la liberación de Mamá Meche es una burla, para los hondureños es una ofensa y para las mujeres un agravio, por el daño que ha causado. Las ponen a trabajar desde las 10 de la noche hasta las tres o cuatro de la mañana del otro día. Las obligan al consumo de bebidas alcohólicas y drogas. El fenómeno es grave, y no sé por qué no lo habían querido tocar. También nos preguntamos qué hacen los dueños de los albergues, pues se vio que no están haciendo nada y que son sólo un modus vivendi. No reúnen las mínimas condiciones para la rehabilitación”.

ESCLAVOS DE LA BASURA
Por su parte, el consejero de la Comisión de Migración del Consejo Estatal de Derechos Humanos, Mauricio Mendoza Castañeda, calificó de lamentable que el ayuntamiento de Tapachula haya permitido o tolerado el acceso a seis menores de edad —tres de Guatemala y tres de México— para la presunta recolección de fierro, nailon y cartón. “Tenemos en investigación a dos mujeres, pero vamos a ver qué pasó con las autoridades, por qué permiten el acceso a niños al vertedero, si ello significa explotación laboral. Aparentemente, las mujeres les pagaban 25 pesos por seis horas de trabajo. Vamos a exigir al ayuntamiento de Emmanuel Nivón González que acate y cumpla la recomendación 25 que emitió la CNDH”, dijo Mendoza Castañeda.

A raíz de las denuncias de trata de personas, las autoridades de la entidad han instrumentado operativos en donde han cerrado un poco más de 30 prostíbulos en los municipios de Tapachula, Huixtla, Motozintla, Frontera Comalapa, San Cristóbal de las Casas, Comitán y Tuxtla Gutiérrez, así como de algunos poblados fronterizos como San Gregorio Chamik y Paso Hondo, en donde también han rescatado a centroamericanas indocumentadas.

En tanto, el representante de la Caravana “Paso a Paso Hacia la Paz”, Rubén Figueroa, calificó de incongruente la política migratoria de Juan Sabines Guerrero, quien se ufana de respetar los derechos humanos de los migrantes y de haber creado la FEADCM. “En sus discursos grita, llora y se desgarra la vestimenta. Pide perdón a nombre de los mexicanos, y después permite y tolera la esclavitud sexual y laboral de menores de edad de origen centroamericano”, denunció Figueroa. “Vamos a exigir castigo para quienes ordenaron la liberación injustificada de Mamá Meche, así como la destitución del delegado de Migración que presionaba a las centroamericanas indocumentadas para que tuvieran relaciones sexuales con él. El movimiento iniciará en la frontera sur —río Suchiate— y avanzaremos hacia Arriaga y posteriormente a Ixtepec, Oaxaca, en donde también incluiremos nuevas reformas a las leyes migratorias mexicanas. La próxima semana convocaremos a la prensa nacional e internacional para detallar las actividades”.

Cuando se le inquirió acerca de si hay evidencias de trata de personas en Chiapas, Figueroa responde: “Sí. Chiapas es el burdel más grande de la frontera sur. Tres integrantes de la caravana recorrimos durante 10 días la entidad y vimos a menores de edad que eran prostituidas. El gobierno de Honduras tiene pruebas, testimonios, videos, documentos, fotos. Los mismos medios de comunicación han difundido las acciones que realizan las autoridades, que ahora están cerrando burdeles, cantinas y centros nocturnos, y están rescatando menores. La pregunta es por qué no lo hicieron antes. Ellos sabían todo”.

Ver nota en: http://msemanal.com/node/3944

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: