//
Lo que usted seleccionó
Latest articles about Organized Crime

México: Matar al Chapo Guzmán

Por Diego Enrique Osorno para Milenio. Al conocer el asesinato de Osama Bin Laden hubo quienes pensamos en automático en Joaquín El Chapo Guzmán. El líder de Al Qaeda era una amenaza real para la seguridad de Estados Unidos (EU) y de varios países, y cobró una importancia rayana en el mito en cierto discurso gubernamental.

George W. Bush —quien, por cierto, antes de lanzar guerras por todos lados asumió la presidencia de EU tras una grave crisis poselectoral— usaba la palabra “terrorismo” cada vez que las cosas le iban mal a la economía o cuando sufría una derrota política importante. Bin Laden era una manera tan barata de hacer política que, a final de cuentas, quedó desvelada, cuestionada y tirada a la basura en las urnas en 2007.

En México, el actual presidente, Felipe Calderón, copió la fascinación por elevar una realidad atendible a nivel de mito y usarla a conveniencia política. El tres de enero de 2007, a poco más de un mes de asumir el cargo, el presidente mexicano se vistió de militar y paseó entre soldados en una base de Apatzingán, Michoacán, e invocó las palabras “guerra” y “narco” como si fueran un botón que al apretarlo le diera la legitimidad que muchos todavía le niegan. Más de medio centenar de veces ha empleado la palabra “guerra” en eventos públicos, como lo recuenta muy bien en la revista Nexos Carlos Bravo Regidor.

Las metáforas poco afortunadas en torno a guerra y narco han abundado en el discurso presidencial. Está una muy clasista del jardinero que se queda con la casa del patrón, pero hay otra en la que Calderón equipara lo que pasaba en México, antes de su guerra, con un peligroso cáncer (el narco) que no se veía tanto pero iba expandiéndose a otras partes del cuerpo, por lo que su gobierno, al conocer el diagnóstico, tuvo que atender con urgencia la enfermedad.

Cuarenta mil muertes después, no me sorprende lo que hace poco dijo un sabio taxista capitalino cuando platicábamos al respecto: “El doctor Calderón ni está acabando con el cáncer del narco, y lo que es peor, ¡está matando al paciente!”.

La muerte de Bin Laden ha traído el recuerdo de la forma en que los gobernantes débiles de origen, como el presidente mexicano, hacen de la paranoia envuelta en banderas nacionales y anuncios en la televisión un estilo de gobierno. En EU, ni Al Qaeda ni Bin Laden eran ya el eje de la discusión pública ni del gobierno de Barack Obama. En realidad Bin Laden estaba muerto desde antes de que lo asesinaran. La arrolladora llegada de Obama a la Presidencia había matado la importancia que la fantasía colectiva le atribuía como responsable de los dolores del mundo. Tan es así que para nuestra caprichosa mirada occidental, los árabes que no hace mucho eran, en la percepción general, terroristas, hoy están convertidos en revolucionarios que admiramos por enviar al exilio a los dictadores de sus países.

El actual gobierno de México llegó tarde a la era mundial del miedo. Se quedó en la época de Bush y las guerras contra los fantasmas hechas para beneficio de algunos demasiado vivos. Pero da la impresión de que el ciudadano mexicano no está desfasado; sabe que mañana —o 15 minutos antes de las elecciones presidenciales—, cuando maten al Chapo Guzmán y le pongan billetes y joyas a su cadáver o lo avienten al mar de Mazatlán, ni el problema del narco o el de la falta de legitimidad del actual gobierno habrán terminado.

Ver nota en: http://msemanal.com/node/4030

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: