//
Lo que usted seleccionó
Sin categoría

México: Presupuesto histórico en seguridad para desintegrar bandas

Por Milenio Semanal. México, quinto lugar mundial en muertes violentas al aumentar 440 por ciento en los últimos tres años los homicidios vinculados al narcotráfico. El presupuesto de seguridad aumenta 10.7 por ciento en 2012.

Percepción de inseguridad sin precedente —ocho de cada 10 personas consideran que en el último año el clima de violencia se ha exacerbado— y un saldo de más de 45 mil muertos, 230 mil desplazados y 10 mil desaparecidos es el balance de cinco años de lucha frontal contra los cárteles de la droga. Una guerra que en opinión de legisladores, organizaciones civiles e investigadores, lejos de debilitar a las bandas delictivas ha generado un clima de mayor encono por la posesión de territorios, a lo cual se deben las ejecuciones masivas y cada vez más sanguinarias como las ocurridas en noviembre pasado en Culiacán y Guadalajara.

En ese ajuste de cuentas entre las células criminales, así como en los enfrentamientos con el Ejército y las policías federal y estatales, diferentes organizaciones civiles y Amnistía Internacional estiman que los daños colaterales a la población civil podrían ascender a 10 por ciento del total de los ultimados, es decir cerca de cinco mil víctimas de actos terroristas o alcanzados por el fuego cruzado, sin incluir torturas, arrestos injustificados y desapariciones. La reciente encuesta elaborada por Consulta Mitofsky y México Unido contra la Delincuencia revela que a partir del incendio provocado por sicarios en el Casino Royale de Monterrey el 26 de agosto del año pasado, se incrementó 74 por ciento el temor a sufrir un robo a mano armada o a ser víctima de un acto terrorista.

Jorge Carlos Ramírez Marín, ex presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados e integrante de la comisión de Hacienda y Crédito Público de ese órgano legislativo, precisó que en materia de seguridad el país enfrenta un déficit histórico, el cual tendrá que ser subsanado por el próximo gobierno. Para ello requerirá de una estrategia sólida, con labores de inteligencia y operativos perfectamente centrados que permitan diezmar y erradicar a las bandas delincuenciales que se han apoderado de parte importante de las plazas y municipios del país, reductos desde donde controlan no sólo las rutas del narcotráfico, sino también las células dedicadas al secuestro de migrantes y trata de personas.

En conversación con M Semanal el legislador yucateco precisó que no obstante los cuestionables resultados de la lucha emprendida contra el crimen organizado por el gobierno de Felipe Calderón a partir del 11 de diciembre de 2006, en un acto de responsabilidad los legisladores asignaron para 2012 mayores recursos a la seguridad pública —alrededor de 147 mil millones de pesos—, lo que es un presupuesto histórico con el que se espera avanzar en la desintegración de las bandas delincuenciales o, cuando menos, controlar las plazas y municipios donde el índice delictivo continúa al alza.

CONTRASTES PRESUPUESTARIOS

En el Presupuesto de Egresos para 2012, los recursos para seguridad se incrementan alrededor de 10.7 por ciento, mientras que para desarrollo social sólo 2.1, por lo que en programas sociales se ejercerán 84 mil 859.9 millones de pesos. Al Sistema Nacional de Salud le fueron asignados 108 mil 998.9 millones de pesos, con un incremento de 4.1 por ciento. De acuerdo con lo aprobado por los diputados federales, la Secretaría de la Defensa Nacional recibirá en 2012 un aumento de 7.4 por ciento en su presupuesto, para un total de 55 mil 610 millones de pesos, en tanto la Secretaría de Seguridad Pública federal estará ejerciendo 40 mil 538 millones de pesos, que contrastan drásticamente con el presupuesto con que operó en 2001, que fue de siete mil 600 millones de pesos.

Ramírez Marín reconoce que aunque se limitaron recursos para áreas estratégicas como salud y desarrollo social, sería un acto de irresponsabilidad no otorgar mayor presupuesto a seguridad, en específico a las Fuerzas Armadas del país, porque desafortunadamente la propia inercia delincuencial los acotaría y rebasaría en equipamiento. “No contar en estos momentos con mayores recursos implicaría riesgos gravísimos para las corporaciones y el propio Ejército mexicano, que con gran valentía y patriotismo está enfrentando el enorme monstruo de la delincuencia organizada”, destacó.

Para el legislador priista, el próximo gobierno tendrá que asumir el grave déficit de seguridad con una estrategia bien coordinada, no fincada en un cuantioso presupuesto sino en la atención del rezago social y en la generación permanente de empleos. “Los índices delictivos no sólo se abaten con las armas o la confrontación, se requiere de estrategia y sobre todo de desarrollo social”, añadió.

RMAMENTO CADUCO

Rogelio Cerda Pérez, presidente de la Comisión de la Defensa Nacional de la Cámara de Diputados subraya que ante el clima de violencia que vive el país y el arsenal sofisticado de alto calibre con que operan los narcotraficantes, se requiere el urgente reequipamiento de las Fuerzas Armadas, las cuales por desgracia operan con equipo de hace 30 y 40 años.

Mencionó que prueba del rezago en equipamiento fue el accidente del helicóptero Superpuma en el que murió el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, el 11 de noviembre pasado. El aparato, al igual que la mayoría de la flota área gubernamental, tiene una antigüedad de casi 28 años y un extraordinario récord de horas de vuelo. “Una situación similar —dijo— se enfrenta en pertrechos y el equipo en general con el que se está enfrentando a un crimen organizado cada vez más sanguinario y mejor armado gracias al contrabando procedente de Estados Unidos”.

El legislador consideró que aunque se han logrado golpes a las células del narcotráfico —21 de los 37 principales cabecillas han sido arrestados o eliminados—, esto se debe al arrojo y valentía de los miembros de Ejército y no precisamente a labores de inteligencia. Estas tareas son necesarias para lograr el pleno desmembramiento de las bandas que constantemente se realimentan de una leva integrada en su mayoría por jóvenes excluidos o en situación de pobreza —a la fecha suman más de 30 mil los reclutados.

Cerda Pérez aceptó que la lucha contra las bandas criminales será uno de los principales retos del próximo gobierno federal, que deberá actuar con soluciones distintas a la simple persecución y enfrentamiento. “Librar esta gran batalla y alcanzar el éxito requerirá de avances sustanciales en la depuración y certificación de los cuerpos policiacos, así como de atender las necesidades de equipamiento de nuestras Fuerzas Armadas”, precisó.

HOMICIDIOS AL ALZA

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) revelan que los homicidios relacionados con enfrentamientos armados crecieron 440 por ciento a escala nacional en los últimos tres años, cuando las células del narcotráfico decidieron salir a las calles a dirimir sus diferencias.

De acuerdo a la estadística del SESNSP elaborada a partir de averiguaciones previas, en 2007 ocurrieron dos mil 826 crímenes de ese tipo, mientras que en 2010 sumaron 15 mil 273 registrados oficialmente. Las entidades más violentas en 2011 y que aún registran el mayor número de homicidios son Chihuahua, con cuatro mil 427 asesinatos; Sinaloa, con mil 815; Tamaulipas, con mil 209; Guerrero, con mil 137; Nuevo León, con 917; Durango, con 834, y el Estado de México, con 623.

El reporte indica que las entidades donde antes se registraban las tasas más bajas de homicidios —apenas cinco por cada cien mil habitantes—, como San Luis Potosí y Guanajuato, hoy reportan hasta tres casos por semana. Otros estados que han visto un incremento significativo en el número de homicidios son Colima, Nayarit y Coahuila, lo que implica que las redes del narcotráfico continúan en franca expansión.

Luis de la Barreda Solórzano, director general del Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI), expone que el incremento en la percepción de inseguridad está directamente vinculado a la desconfianza en las instituciones de procuración de justicia, ya que la tasa de impunidad es de 98.5 por ciento, y a que tres de cada 10 personas han sido víctimas de robo, asalto y secuestro en el último año.

La guerra fallida contra la delincuencia organizada y los delitos del fuero común originó que, de los nueve homicidios por cada 100 mil habitantes registrados en 2007, ahora la cifra se ubique en 22 por cada 100 mil y hasta de 45.7 por cada 100 mil en las ciudades denominadas violentas, puntualizó a M Semanal el director del ICESI.

El incremento de los homicidios en México es alarmante si se considera que la tasa media de mortandad por asesinatos a escala mundial es de 6.9 por cada 100 mil habitantes, abundó De la Barreda.

Ver nota completa en: http://www.msemanal.com/node/5121

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: