//
Lo que usted seleccionó
Sin categoría

Perú: Justicia por mano impropia

Por La República. El paro trujillano acatado al 100% contra el retiro del coronel PNP Elidio Espinoza es un síntoma de la desesperación frente al crimen organizado en esa ciudad. Espinoza está acusado de organizar y dirigir escuadrones de la muerte contra extorsionadores de los transportistas, una actividad ilegal considerada además contraproducente en la lucha contra el crimen.

La resistencia del Estado a los escuadrones es clara. Si la Policía empieza a actuar fuera de la ley, se ubica en el mismo terreno que los criminales, cuya falta de escrúpulos les da una ventaja en la confrontación. Los transportistas, víctimas de una extorsión diaria, no lo ven así, pero en su angustia quizás no están considerando el largo plazo.

La actuación de los escuadrones llegó a la atención pública cuando a fines del 2009 un primer informe de Ricardo Uceda dio cuenta de los numerosos muertos entre la delincuencia trujillana. La secuela de esto fue el descubrimiento de que Trujillo estaba saturado de criminales organizados, como ninguna otra ciudad del país. Un probable efecto de los usos del narcotráfico.

Ahora Espinoza está entre dos apreciaciones. La justicia lo considera un infractor de las normas policiales. Las víctimas del crimen organizado lo consideran un defensor de la pequeña empresa. Lo que se desprende es que las normas policiales no estarían bastando para defender a la población, que reclama el vigilantismo como solución.

El vigilantismo es la búsqueda de justicia por parte de personas sin autoridad cuando piensan que los órganos legítimos no la están haciendo. Esto por cierto incluye a policías actuando por fuera de la ley, matando delincuentes extrajudicialmente, es decir operando como actores en una guerra entre bandas.
Si Espinoza es culpable debe ser sancionado, y sobre eso no debe haber dudas, no importa cuán apreciado sea su servicio. Pero la opinión de los transportistas trujillanos extorsionados debe ser tomada en cuenta. Los métodos policiales legales sí funcionan frente al crimen organizado, sobre todo cuando la justicia los acompaña en el empeño.

Ver columna completa en: http://www.larepublica.pe/columnistas/observador/justicia-por-mano-impropia-08-01-2012

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: