//
Lo que usted seleccionó
Sin categoría

Colombia: ¿Un neoparamilitarismo insurgente?

Por Alfonso Tobón para CERAC. El episodio del paro armado marca un punto de inflexión en la historia de los grupos neo-paramilitares. Antes buscaban no enfrentarse con la Fuerza Pública, pero la actual ofensiva del Estado podría estar haciendo que se cohesionaran ante el enemigo común, pasando así a ser “insurgentes”. El Estado también tiene lecciones que extraer.

Haciéndose pasito

A raíz del paro armado promovido por los Urabeños, se ha especulado mucho sobre la capacidad que tienen los neo-paramilitares para ejercer control sobre amplias zonas del territorio y sobre sectores importantes de la población. Lo cual no es nada nuevo, porque siempre lo han tenido -y lo seguirán teniendo mientras no se desactiven los factores que subyacen al paramilitarismo.

Lo que resulta realmente novedoso es la respuesta reciente de los Urabeños frente a las acciones del Estado. En efecto: no es usual que estos grupos se enfrenten a la fuerza pública. Las cifras de combates y de acciones violentas contra la policía o contra el ejército así lo demuestran. Por ejemplo, a finales de 2010 se observó un número irrisorio de combates de estos grupos contra la fuerza pública, si se compara con otros grupos al margen de la ley como las FARC (ver gráfico).

Fuente: Base de Datos del Conflicto Armado Colombiano, CERAC versión 11.2 Nota: Información preliminar, sujeta a revisiones y actualizaciones

De los datos anteriores se deduce que hasta este momento no había sido de interés para los neo-paramilitares combatir directamente al Estado o hacerle frente con el fin de controlar un territorio o incluso por cuidar las rentas ilegales.

Este comportamiento se explica por la connivencia con agentes de la fuerza pública que heredaron de los “paras”. En efecto, los neo-paramilitares aprendieron de sus predecesores que tener de su lado a las fuerzas armadas les permite continuar impunes y es menos costoso para la extracción de rentas. El control territorial que ejercen sobre amplias zonas del país no hubiese sido posible sin esta relación, puesto que a diferencia de las guerrillas, los paramilitares no necesitaron competir con el Estado por el monopolio de la fuerza, sino que en muchos casos lo cooptaron exitosamente.

Un Estado reactivo y efectista

Sin embargo, durante el último año las reglas de juego cambiaron para los neo-paramilitares. Si bien es innegable que conservan su control local en varias zonas y numerosas conexiones con agentes de la fuerza pública (como lo muestran las no pocas capturas de ex integrantes de la policía por pertenencia a organizaciones neo-paramilitares) ha aumentado la presión del gobierno nacional, en su afán por combatir a estos criminales.

Esta respuesta estatal, sin embargo, se ha quedado en acciones reactivas que buscan mostrar resultados a corto plazo y responder a situaciones coyunturales. Como bien han afirmado varios analistas, cada vez que ocurren hechos notorios de violencia se despliegan operativos a gran escala para contrarrestar las acciones de los neo-paramilitares.

Así ocurrió el año pasado con la Operación Troya a raíz de los asesinatos de los estudiantes universitarios en Córdoba. O así ocurrió hace dos semanas, cuando los Urabeños declararon el paro armado en por lo menos 16 municipios del Urabá antioqueño.

Aunque en su formulación persiguen objetivos más amplios [1], las estrategias actuales de la fuerza pública solamente han dado como resultado la captura o muerte de varios miembros de estas organizaciones y de varios de sus jefes como Cuchillo, Valenciano y Giovanni.

Sin embargo, la estrategia de combatir solamente a los componentes armados y visibles de estas organizaciones resulta insuficiente; ha llevado a que estos grupos se adapten y puedan adelantar acciones que hoy nos sorprenden, como la de atacar frontalmente al Estado con un paro armado o con amenazas directas contra miembros de la fuerza pública [2].

Unidos contra el Estado

Usualmente la muerte del líder de un grupo de crimen organizado desencadenaba una puja por el poder, lo cual muestra la existencia de unidades indisciplinadas o que no siguen una única línea de comando y control. Por ejemplo, en el caso del Cartel del Norte del Valle se provocó la división entre los Machos y los Rastrojos. En el caso de la Oficina de Envigado, se dio una pugna feroz tras la extradición de Don Berna.

Ahora, por el contrario, se observa una organización que ante la muerte de su líder actúa de manera contundente y da respuesta efectiva a su adversario, haciendo precisamente lo que mejor sabe hacer: infundir terror en la población. Este hecho sugiere que – al menos en el caso de los Urabeños- el contar con un enemigo común ha hecho cohesionar a las distintas facciones. Probablemente concluyeron que es mucho más provechoso mantenerse unidos ante la amenaza de un Estado decidido a combatirlos, que estar disputándose el control fragmentado de las rentas.

De ahí que aprovechen los aprendizajes de cómo hacer la guerra: basta con amenazar, para que toda una región se paralice; basta con poner precio a la cabeza de un policía, para sembrar zozobra en la población.

Ver nota completa en: http://blog.cerac.org.co/un-neoparamilitarismo-insurgente

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: