//
Lo que usted seleccionó
Sin categoría

La crueldad del narcotráfico en México, una pugna por los titulares

Por Sofía Miselem. La creciente crueldad en masacres atribuidas al narcotráfico en México no es obra de psicópatas, sino el resultado calculado de la competencia por un titular entre capos de los cárteles que lleva a decapitar, mutilar o colgar de puentes a decenas de personas.

“No hay antecedentes en el mundo de estos niveles de violencia. En Italia, con la mafia, hubo un ejercicio de la violencia muy puntual, directo. En Colombia hay algunos casos como el llamado ‘Asesino de la motosierra’, pero nada comparado con México”, comentó a la AFP Martín Barrón, investigador del estatal Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Sobre las motivaciones de estas masacres, Barrón subraya que “deben contener un mensaje para el grupo enemigo”, que no siempre es esclarecido por las autoridades.

Desde las cinco cabezas humanas arrojadas en la pista de baile en un bar de la localidad de Uruapan (oeste) en septiembre de 2006, considerado uno de los primeros asesinatos del narcotráfico con tintes macabros, la brutalidad de los narcotraficantes en México ha ido en aumento.

El último y más brutal episodio fue el hallazgo, el pasado domingo, de 49 cadáveres en Cadereyta, en el estado de Nuevo León (norte), a los que les fueron cercenados manos, pies y cabeza, todavía no encontrados, en lo que se presume es un intento por complicar la identificación de las víctimas.

Cuatro días antes, en las cercanías de Guadalajara (oeste), la segunda mayor ciudad del país, 18 cuerpos decapitados fueron localizados dentro de dos vehículos, mientras que el 4 de mayo en Nuevo Laredo (noreste), localidad fronteriza con Estados Unidos, amaneció con nueve personas colgadas de un puente y más tarde se descubrieron 14 decapitados.

Las autoridades atribuyen estas masacres a las disputas entre los Zetas, militares que desertaron a mediados de 1990 para unirsen al narcotráfico, y el cártel de Sinaloa, que se presume está aliado con otras organizaciones, como el cártel del Golfo, para combatir a aquéllos.

Feggy Ostrosky, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México y una de las pocas que realiza perfiles psicológicos de asesinos, atribuye esta violencia a una profunda descomposición social resultado de fallos en las instituciones del Estado y dentro de la misma familia.

En estudios que ha realizado a asesinos a sueldo del crimen, ha encontrado que en general no tuvieron oportunidades de estudio ni trabajo, crecieron en hogares donde sólo había una madre trabajadora y una abuela a cargo de su cuidado, creándose un “ambiente permisivo” que resulta en “hombres con pobre autocontrol, pobre automonitoreo y pobre responsabilidad social”.

Ver nota completa en: http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5gCs6ejPqAQqw8nltrEb7d5fiREKA?docId=CNG.5e6ca8b179d12c84632ef9004af18d41.311

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: