//
Lo que usted seleccionó
Sin categoría

México: Michoacán, donde nació la guerra al narco

Por Ignacio de los Reyes para BBC Mundo. La plaza principal de Morelia, la capital del estado de Michoacán, luce como cualquier otra en tiempo de campaña en México: una candidata en busca de votantes, carteles electorales en las paredes y decenas de personas en las terrazas de los bares y cafeterías que miran a la catedral.

Pero este zócalo condensa como pocas otras plazas la tragedia de una guerra que ya ha dejado al menos 50.000 muertos en el país.

Michoacán fue la génesis del combate al narcotráfico emprendido por el presidente Felipe Calderón, quien a los pocos días de asumir el poder en diciembre de 2006 decidió el envío de unos 5.000 efectivos militares y policiacos para poner freno a la producción, venta y tráfico de drogas en su estado natal.

La llamada Operación Conjunta Michoacán supuso de hecho el inicio de una estrategia que, como pudo comprobar BBC Mundo, seis años después todavía se deja notar aquí, un lugar hastiado de la violencia.

Este territorio en la costa occidental de México es aún uno de los principales puntos de producción y distribución de drogas, en especial las metanfetaminas y otras sustancias sintéticas, aunque en los últimos años han proliferado la extorsión, el cobro de piso y los secuestros.

Cambio de rumbo

En la plaza colonial de Morelia, ocho personas murieron y decenas resultaron heridas el 15 de septiembre de 2008, cuando un grupo armado lanzó dos granadas en mitad de la multitud que celebraba el día de la Independencia.

Fue entonces cuando la ciudad, como luego le pasaría a otros lugares del país, despertó a la realidad del combate al narco: los narcotraficantes ya no eran los únicos que morían en esta guerra.

Minerva Bautista lo sabe bien porque a ella la condenaron a morir. Bautista es la candidata que ahora busca votantes en la plaza de Morelia, la aspirante a alcaldesa por una coalición de izquierdas.

Pero en abril de 2010, cuando era secretaria (ministra) de Seguridad Pública de Michoacán, su auto sufrió una mortal emboscada en una carretera estatal.

Dos de sus guardaespaldas murieron, al igual que otras dos personas que pasaban por el lugar, pero ella sobrevivió agazapada en su carro blindado a las 3.000 ráfagas disparadas por miembros de La Familia Michoacana, entonces uno de los cárteles más peligrosos del país.

El de Bautista fue uno de los atentados más impactantes de los últimos años en México, y también una suerte de revelación para esta política, que se negó a huir de Michoacán.

“Empecé a reflexionar mucho más sobre la estrategia y llegué a la conclusión de que había que invertir más en educación, en prevención del delito, pobreza… En Michoacán mientras siga creciendo la marginación seguirá habiendo el caldo de cultivo para la delincuencia”, dice.

“No se puede hablar de éxito de la Operación Conjunta Michoacán cuando hay miles de familias en el abandono y desaparecidos”, advierte.

Un Cartel Caído

Sin embargo, para el gobierno federal el despliegue de tropas en Michoacán sirvió de ejemplo para otros lugares del país, como Nuevo León o Tamaulipas.

De hecho fue aquí donde el ejecutivo se adjudicó una de las principales victorias de su lucha, la “desarticulación” de La Familia Michoacana a mediados del pasado año, el primer cartel en desaparecer del mapa.

Pero los expertos advierten que en los últimos meses han surgido nuevas bandas del crimen organizado, escisiones de La Familia como los llamados Caballeros Templarios, que se han aliado con otros grupos.

A comienzos de este año el gobierno anunció el envío de otros 4.000 soldados para iniciar una nueva ofensiva contra estas bandas.

Además, el operativo en Michoacán ha tenido que enfrentar nuevos desafíos, como los intentos de los capos por interferir en los resultados de las elecciones o los ataques a las instalaciones de empresas, como la multinacional Pepsi Co, en suelo michoacano.

Desaparecidos

Seis años después hay otra tarea pendiente para el próximo presidente, que los mexicanos están llamados a elegir el próximo 1 de julio.

En la plaza de Morelia, junto a los carteles electorales, hay otros afiches. En ellos, los rostros en blanco y negro de decenas de personas, los nombres de los desaparecidos en Michoacán, uno se los estados que más han sufrido los secuestros y desapariciones forzadas.

La familia de José Antonio García lleva seis años buscando a este periodista, desaparecido cuando cubría el crecimiento del narcotráfico en este estado, en noviembre de 2006. Su esposa vive desde entonces con la incertidumbre de no saber si se lo llevó algún cartel o incluso, alguna autoridad corrupta.

“Los primeros meses, los primeros años, uno tiene la fe de que puede estar vivo, que nada más lo tienen secuestrado. Pero pasan los años y no aparece”, le dice a BBC Mundo.

“La impunidad es una de las cosas que más nos duelen. Es desesperante ver que tenemos leyes pero no nos sirven, no nos ayudan”, asegura. “Siguen desapareciendo personas, jóvenes y periodistas…”

Temor

Uno de esos periodistas habla con BBC Mundo en la terraza de un café, con vistas a la catedral de Morelia.

Francisco Castellanos, el corresponsal de la revista Proceso, rechaza el optimismo que destilan los mensajes electorales y las declaraciones de los gobiernos, locales o nacionales.

Ver nota completa: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/06/120604_mexico_narco_michoacan_elecciones_irm.shtml

 

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Descargar el libro

Descargar el libro
Síguenos en Twitter: @MafiaandCo

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Países más violentos de América Latina

A %d blogueros les gusta esto: